jueves, 24 de diciembre de 2015

Las Crónicas de El Fin de Disney #8: Honey Lemon y Tadashi- Amor en Navidad

8
Honey Lemon y Tadashi- Amor en Navidad
Aiko Miyazaki nunca fue la chica más popular. Era una chica latina, pero sus padres habían muerto por una extraña epidemia, y había sido por una pareja japonesa cuando tenía apenas un mes, por lo que cambiaron su nombre y apellido. Ella ni siquiera recordaba a sus padres.
Por supuesto que su historia no era interesante. Ni siquiera ella lo era.
Tal vez por eso no era popular.
Y no esperaba serlo. Era muy tímida, tenía gafas de color rosa y cabello rubio, y podía decirse que era bella, pero no tenía un auto-estima muy alto.
Asistía a una de las mejores preparatorias  de San Fransokyo, cursaba su último año, era una chica brillante, pero no tenía muchos amigos.
Sus padres le exigían mucho, y no querían que pensara en otras cosas que no fuera estudiar.
Pero ella deseaba tenerlos, es por eso que cuando caminaba por los pasillos deseaba que alguien se acercara y le dijera:
Hola… ¿Qué tal? Me encantan tus gafas, ¿te sientas con nosotros en el almuerzo?
Pero por mucho que ella esperaba aquello nunca ocurría.
Ella ansiaba tener amigos, pero sobre todo ansiaba ser parte de un grupo de amigos: El de Tadashi Hamada.
Ellos parecían ser muy amables, y aceptar a quién quisiera unirse.
Los conocía bien, sólo llamaban a Tadashi por su nombre.
A Ethel Tomago la llamaban Gogo Tomago.
A William No-Ginger le llamaban Wasabi No-Ginger.
Y a Fredrick Benson lo llamaban Fred-Zilla. Él era el responsable de todos los apodos.
Aiko moría por tener un apodo, y poder sentarse con ellos en el almuerzo. Ella sabía que era una persona graciosa y cuando entraba en confianza era muy divertida, pero le costaba lograrlo.
Hasta que ocurrió un milagro navideño.
***
La madre de Aiko le anunció a la chica que irían a cenar con su amiga Cass Hamada esa navidad.
A Aiko se le detuvo el corazón, era la tía de Tadashi. Se arregló de lo mejor que pudo, quería lucir fantástica, así tendría amigos.
Suspiró.
Tranquila, Aiko se susurraba a ella misma.
Todo saldrá bien.
Subió al auto, respiraba con dificultad.
***
Veía la nieve caer por la ventana cuando llegaron.
Ella bajó algo nerviosa.
En la puerta estaban Cass y su sobrino más pequeño, Hiro, que tendría unos once años. Sus padres habían muerto cuando él tenía tres. Aiko había ido al funeral, pues su madre y Cass eran amigas cercanas.
Aiko saludó, emocionada. Hiro la saludó y al instante le pidió que lo acompañara a su habitación.
Ella aceptó encogiéndose de hombros.
-         ¿Sabes algo de robótica?- preguntó el niño, hablando muy rápido.
-         No- Aiko rió- Pero sé mucho sobre ciencia, que está ligada a la robótica.
Aiko escuchó un grito.
-         ¡Hiro! ¡No molestes a la pobre chica, no es una súper genio como tú!- era Tadashi. A Aiko le dio un vuelco el corazón.
Hiro se sonrojó.
-         Él es mi hermano Tadashi. Creo que van a la escuela juntos.
-         ¿Sí?- susurró Aiko- No lo sabía.
Tadashi salió de su habitación con el cabello despeinado y le sonrió.
-         Soy Tadashi- le ofreció la mano, la cual ella estrechó.
-         Aiko.
Estuvieron hablando un rato. Tadashi era muy amable, e inteligente. Pronto hablaban como si se conocieran de toda la vida y reían como niños por todo. Hiro también estaba con ellos, Aiko se la estaba pasando muy bien.
Entonces, Hiro llegó con un enorme tazón de dulces de limón.
Aiko tomó uno, le encantaban los dulces de limón.
Cuando lo abrió hizo mucha fuerza y el dulce rebotó por toda la habitación, causando que Tadashi y Hiro rieran casi por diez minutos seguidos.
Entonces, los ojos de Tadashi brillaron.
-         ¡Ya sé cómo voy a llamarte!
Aiko lo miró emocionada.
-         ¡Honey Lemon!
Ella lo miró confundida.
-         Significa dulce de limón en inglés.
Aiko soltó una carcajada.
***
Pronto regresaron a clases, y Honey- a quién todos, incluidos sus padres, habían dejado de llamar Aiko- se volvió una gran amiga de Tadashi, Gogo, Fred y Wasabi.
Salían juntos y todo el tiempo hablaban de ciencia o robótica, eran muy extraños, pero se tenían mucho cariño.
Sin embargo, Honey y Tadashi fueron los que mejores amigos se volvieron. Todo el día hablaban. Tadashi supo los secretos más oscuros de Honey y Honey supo los secretos más oscuros de Tadashi.
Pronto entraron a la universidad, todos eran brillantes.
La amistad entre Tadashi y Honey no hacía más que crecer.
Se conocían el uno al otro, y pronto ambos comenzaron a tener sentimientos más profundos, como suele suceder.
Claro que al principio no lo reconocían, ni siquiera se habían percatado de ello.
Pero no tardaron en hacerlo.
Cada vez que Tadashi hablaba con alguna chica que no fuera ella o Gogo, Honey sentía unos celos incontrolables, le daban ganas de encerrarse en su cuarto y llorar.
En cuanto a Tadashi, también había celos, pero lo que más notó es que todo el tiempo pensaba en ella, veía cualquier cosa e inmediatamente Honey llegaba a su pensamiento, siempre quería estar con ella.
Se amaban el uno al otro.
Honey era más reservada. Sus padres ni siquiera le permitían tener un novio, y por eso nunca se le pasó por la cabeza decírselo a Tadashi.
Pero Tadashi no era así, y estaba decidido a conquistar a Honey.
***
En nochebuena, un año desde que se habían conocido, Tadashi pasó por Honey en su moto.
-         ¡Tadashi!- exclamó Honey- ¡Qué sorpresa! ¡Aún falta una hora para la cena!
Tadashi soltó una carcajada.
-         Vengo por ti, Honey. Hay algo que quiero decirte… ¿Es mucha molestia?
Ella sonrió.
-         Claro que no, Tadashi.
Subió a la moto y abrazó a Tadashi.
***
Llegaron a un parque. Todo se veía hermoso, lleno de nieve.
Tadashi tomó la mano de Honey, quién correspondió al gesto muy sorprendida.
Estuvieron hablando un rato de la navidad y su familia. Nunca era incómodo entre ellos.
Entonces se quedaron en silencio. Tadashi la miró con una intensidad indescriptible. Honey se sonrojó y comenzó a sentir que su corazón latía con una velocidad impresionante.
El chico acarició la mejilla de Honey y le sonrió, ella lo miró con un cariño que a Tadashi le hizo sentir que algo dentro de él temblaba.
-         ¿Puedo besarte?- le preguntó él.
Se sonrojó mucho más y abrió los ojos como platos.
-         ¿Qué?- su voz sonaba como si no fuera suya.
-         Que si puedo besarte.
Honey asintió, con temor. Sus manos sudaban y su corazón latía muy rápido.
Él se acercó lentamente. Puso su mano sobre el cuello de ella y la besó. La besó con una intensidad que sorprendió a Honey. Ella cerró sus ojos, disfrutando del momento.
Se separaron.
Y ésta vez ella lo besó a él, lo besó como si fuera la única persona en el mundo, y en cierto modo así era.
Se separaron de nuevo y ambos sonrieron.
-         ¿Qué fue eso?- preguntó Honey.
-         Creo que debería habértelo dicho antes, Honey- susurró- Estoy enamorado de ti.
Los ojos de Honey se llenaron de lágrimas.
-         Y yo de ti, Tadashi.
Y no hicieron falta más palabras. Se besaron un par de veces más. Honey se recostó en el hombro de Tadashi.
-         Feliz navidad, Tadashi- susurró ella.
Tomó su mano.
-         Feliz navidad, amor mío.
***
Su relación era única.
De vez en cuando discutían, pero siempre se alegraban. Se amaban apasionadamente.
Todos sus amigos adoraban su relación. Hiro estaba muy feliz por su hermano, y la tía Cass casi explotaba de alegría.
Incluso los estrictos padres de Honey adoraban a Tadashi y apoyaban su relación con Honey.
Todo el tiempo estaban juntos, salían al parque, al cine o simplemente iban a la casa del otro.
Las dos familias se habían unido muchísimo, eran casi como una sola familia. Honey consideraba a Hiro su hermanito, y viceversa.
***
Una noche Tadashi estaba en casa de Honey. Los padres de ella estaban de viaje y Tadashi se quedaría a dormir.
-         Hiro está pensando en entrar a la universidad.
-         ¿En serio?- Honey se emocionó mucho- ¡Espero que así sea! ¡Nos divertiremos muchísimo!
Tadashi soltó una carcajada.
Le quitó sus lentes a Honey.
-         ¡Ey! ¡Dámelos!- gritó, fingiendo estar enojada.
-         ¿O qué?- le contestó Tadashi riendo.
La chica le quitó su gorra.
-         ¡O no te devolveré tu gorra!
El chico rió con fuerza.
Honey sacó su celular y activó la cámara frontal.
-         ¡Sonríe!- salió el flash y se tomaron una selfie.
Tadashi le devolvió sus lentes, y ella le devolvió la gorra.
La besó, y ella lo besó.
Tadashi la cargó mientras se seguían besando.
El chico tropezó y ambos cayeron en la cama de ella.
Comenzaron a reír.
Se besaron de nuevo, y de pronto los besos tomaron más intensidad.
Comenzaron a acariciarse.
-         ¿Quieres hacerlo?- susurró Tadashi en su oído.
Honey asintió.
***
La rubia amaneció y sonrió. Había sido una noche hermosa, miró junto a ella a Tadashi, que dormía tranquilo. La ropa de ambos estaba en el suelo de la habitación.
Lo miró.
Y supo que era todo lo que necesitaba para ser feliz.
***
El día había llegado.
Hiro presentaría su proyecto para entrar en la universidad.
Todo resultó perfecto. Impresionó a toda la multitud, y fue maravilloso.
Honey, Tadashi y todos los demás estaban muy felices por Hiro.
Iban a ir a la cafetería de la tía Cass a almorzar.
-         Ahora vengo- les anunció Tadashi a todos- Hiro y yo iremos a hacer algo.
-         Cuídate- le sonrió Honey.
-         Lo haré- contestó él después de besarla.
Ojalá hubieran sabido que ese sería su último beso.
***
Tadashi había muerto en un incendio.
Cuando se lo dijeron, Honey no podía creerlo.
No podía estar muerto.
¿Acaso eso quería decir que no volvería a mirar sus ojos?
¿O decirle que la amaba?
No.
Fue como si una daga le atravesara el pecho.
Pasó por los peores días de su vida, revisaba el celular para ver si Tadashi le había escrito, y recordaba que él ya no estaba.
Nunca había llorado tanto.
***
Una tarde Gogo fue a visitarla.
-         Lo lamento mucho- susurró.
Honey la abrazó, ambas estaban llorando.
-         Yo…- la voz de Honey se cortaba- Creí que creceríamos juntos, que tendríamos una familia y…
Y no pudo soportarlo más. Lloró, y lloró, y lloró más.
Gogo le estrechó la mano.
-         Tienes que salir adelante, Honey- susurró- Él no habría querido verte así. Y él está en un lugar mejor, cuidándonos.
***
Y así lo hizo. Honey salió adelante. Recordó a Tadashi como una persona que la había amado, y no como una persona que había muerto.
Transformó el recuerdo en algo hermoso, y no en algo doloroso.
Todos los días rezaba y hablaba con él.
***
Pronto descubrió quién había causado la muerte de Tadashi.
Se sentía furiosa.
Quería matarlo. Quería decirle lo mucho que había lastimado a tantas personas.
Pero se calmó.
Sabía que Tadashi no habría querido eso.
***
Honey, Gogo, Wasabi, Fred, Hiro y un robot creado por Tadashi, llamado Baymax, a quién Honey quería mucho, crearon un equipo de héroes. Rescataban personas y luchaban contra el mal.
A Honey le gustaba pensar que honraban a Tadashi haciéndolo.
***
Era 24 de Diciembre.
Ella y Tadashi estarían cumpliendo un año.
Se encontraba triste, pero también feliz. Tenía sentimientos encontrados.
Fue al parque donde Tadashi y ella se habían besado por primera vez.
-         Te extraño- susurró al cielo- Es cierto que aún lloro por ti, pero creo que he logrado ser feliz.
Se limpió las lágrimas.
-         Sé que me estás escuchando, Tadashi. Quería decirte que te amo. Darte las gracias por como transformaste mi vida, me hiciste una persona totalmente diferente. Y te amo, y nunca podré a amar a nadie como te amé a ti. Y no puedo esperar para verte de nuevo.
Se abrazó a ella misma, imaginó el rostro de Tadashi. Sintió sus brazos cálidos.
-         Feliz navidad, Tadashi- susurró ella mirando al cielo.
Y entonces lo escuchó.
Un pequeño susurro. Casi imperceptible.
Su corazón se alegró y sus ojos se llenaron de lágrimas.
La voz de Tadashi. 

Feliz navidad, Amor Mío. 

2 comentarios:

  1. Casi lloro!!!!!
    Que hermoso!! Por qué tenía que morir?!?!

    ResponderEliminar
  2. Que bonita pare ja los amo😢😩😓😥

    ResponderEliminar